Busque en este sitio web:


Para más opciones de búsqueda









Novedades

¿Quiénes somos?
Introducción y bienvenida
Acerca de Sanctus Germanus
El objetivo de este sitio web

La Gran Hermandad de la Luz
Sobre el Amanuense
La Fundación Sanctus Germanus

Galería de fotos

Enseñanzas
Mensajes de actualidad
Enseñanzas esotéricas de la Hermandad
Contraparte feminina
Libros pertinentes
Formación esotérica y mística
Autosuficiencia - (en inglés)
Invocación y meditación
Contacto con el alma
Posesión por una entidad
THO

Presentaciones
Conferencias
Conversaciones esotéricas
Videos de conferencias y discusiones - (en inglés)
Webinars

Servicios
Perspectivas astrológicas
Proyecto de educación de la nueva raza
Sembrando en la conciencia global
Curación telepática


Contáctenos
Preguntas y respuestas
Contáctenos
Perspectivas humorísticas

Boletín (en inglés)

La librería Sanctus Germanus

 


Email Newsletter

 

idiomas
Inglés Francés Español

 

 



Books of Interest

Teachings of the Great Brotherhood of Light by the Masters Kuthumi and Morya

Sanctus Germanus Prophecies Vol. 1 by the Amanuensis

Sanctus Germanus Prophecies Vol. 2 by the Amanuensis

Sanctus Germanus Prophecies Vol. 3 by the Amanuensis

 

www.sanctusgermanus books.com

Sanctus Germanus
The Sponsor of this Website

Sanctus Germanus (Santo Hermano) es el nombre latín de aquel Ser Ascendido cuyo verdadero nombre es Eolia, nombre que le fue dado a Eolia durante su encarnación como el misterioso Conde San Germán por el Gran Director Divino y que ha quedado como su nombre favorito. Por deferencia a esta preferencia Suya, emplearemos el nombre Sanctus Germanus y el nombre San Germán de manera intercambiable en este portal.

El Maestro Sanctus Germanus trabaja abajo del Logo Planetario quien hace millones de años vino al la tierra acompañado de otros siete seres, entre ellos el Arcángel Miguel y la Diosa Kwan Yin, para iniciar el experimento terrestre. El Logo Planetario ha permanecido como el siempre presente guardián de hermano en todo momento del ciclo descendente de la tierra, haciendo de mentor para otros Grandes y Santos Maestros como Kuthumi, Morya, el misterioso K-17, y Jesús. También se le conoce como el Manu de la Raza de la Séptima Raíz, aquél linaje avanzado de hombres que con el tiempo poblará la Nueva Era.

En los años cincuenta del siglo veinte, Sanctus Germanus asumió el cargo de Jerarca de la Nueva Era. Como Jerarca, Sanctus Germanus llevará los asuntos de la tierra durante los siguientes dos mil años.

Le corresponde a Sanctus Germanus preparar la tierra para la llegada de un nuevo Avatar, el nuevo Tutor del Mundo, haciéndose responsable de Él el Señor Kuthumi. Qué forma exactamente tomará el nuevo Avatar es algo que está empezando a surgir en una ola de ideas y conceptos llegando a la tierra. Es posible que el nuevo Avatar tome la forma de un medio de comunicación mundial transformado: Internet y todas sus posibilidades, la radio o la televisión, en vez de tomar la forma de una persona. Queda por revelar.

No obstante, se dará la bienvenida a una Nueva Era, una Era Dorada, basada en estas enseñanzas y se implementará el proyecto de la Liberación del Alma, proyecto que tanto significa para Sanctus Germanus, para que la humanidad logre su ascensión cuando el periodo de dos mil años termine.

Antes de que esto pueda suceder sin embargo, el Gran y Santo Maestro Sanctus Germanus hará notar cada vez más su Presencia a la humanidad, guiándola por una época de gran agitación y conflicto para erradicar los vestigios de las Fuerzas Oscuras y barrer limpio la tierra de cada una de ellas. Se hará borrón y cuenta nueva y al quitar lo viejo y sustituyéndolo por lo nuevo, las raíces de las nuevas enseñanzas empezarán a rendir frutos.

Vidas anteriores de Uno que evolucionó en el Plano Terrenal

Cada uno de nosotros que estamos en la tierra ahora representa una etapa distinta de evolución espiritual que finalmente culminará en nuestra Ascensión, ese punto donde a nuestras almas ya no se les exigirá más encarnar en la tierra para poder seguir evolucionando. Igual que Sanctus Germanus encarnó innumerables veces antes de que ascendiera, cada uno de nosotros tendrá la oportunidad de seguir Su ejemplo y el ejemplo de los demás Maestros Ascendidos.

Más abajo veremos cómo el Gran y Santo Maestro Sanctus Germanus influyó de forma positiva el rumbo de la historia de la humanidad desde el deceso de aquella civilización conocida como Atlántida. En los miles de años de encarnación tras encarnación, observamos dos temas principales: 1) el fomento de la Verdad de la Sabiduría Milenaria, ( Ageless Wisdom ) desde el niño Jesús hasta la fundación de las organizaciones místicas y ocultas que han perdurado hasta el día de hoy, y 2) la liberalización del pensamiento secular y político que de forma paulatina ha liberado al hombre de la tiranía de la autoridad, echando los cimientos de la futura liberación del alma.

Return to Top

Rey de la Época Dorada en el Sáhara

A Geoffrey Ballard, fundador del movimiento YO SOY, Sanctus Germanus le reveló los Archivos de la Vida ( Akashic Records ) de una civilización que existió durante una Época Dorada hace unos setenta mil años en el desierto del Sáhara. En esta civilización Sanctus Germanus como Rey gobernó la población de la Raza de la Cuarta Raíz que había emigrado de la Atlántida. Su reinado fue complementado por un Consejo de seres iluminados quienes crearon esta Época Dorada de Paz y Serenidad. Cuando había llegado a la mitad de su reinado, la gente empezó a obsesionarse por las cosas materiales y sensuales, cosa que causó el conflicto y que se desparramase una civilización que había sido unida y pacífica. Llegó el momento que Sanctus Germanus decidió que el pueblo tendría que cambiar sus tendencias y salvarse por su propia cuenta. Se retiró a la dimensión etérea desde la cual podía ejercer influencia sobre ellos pero no gobernarles directamente.

Otro príncipe, tomándole el relevo a Sanctus Germanus, llevó a la civilización a la ruina y en cuestión de dos mil años, los campos fértiles y los ríos de la civilización de la Época Dorada se convirtieron en desierto.

José, El Padre y Protector del Niño Jesús

Reaparece Sanctus Germanus como José, el padre terrenal de Jesús, muchos eones después, al principio de la dispensa pisciana. Cuando María se hizo mujer, estaba comprometida con José, hijo de Jacobo y carpintero de Nazaret. José era hombre recto y eseno devoto. María le relató a José todas las palabras que el ángel Gabriel le había dicho, y se regocijaron, porque pensaban que él, el hombre de Dios, había hablado palabras de verdad.

Y cuando se acercó la hora del nacimiento de Jesús, María estaba deseando de ver a Isabel, mujer de Zacarías y madre del futuro Juan Bautista, de forma que José la llevó hacia las montañas de Judea. Fue al atardecer cuando llegaron a Belén y decidieron pasar la noche ahí, pero Belén estaba abarrotada de gente que iban camino a Jerusalén, todos los albergues y las casas particulares estaban a tope. José no encontró otro alojamiento que una cueva que hacía de pesebre y fue ahí donde llevó a María a pasar la noche.

A medianoche se oyó a alguien exclamando, "Ha nacido un niño en aquel establo rodeado de animales." Y así nació el prometido Hijo del Hombre. Al amanecer José fue a ver a una pastora que vivía cerca de ahí y juntos prepararon una habitación para María y el niño. Y en aquel lugar se quedaron bastante tiempo.

Mientras, José mandó a un mensajero a Zacarías e Isabel, diciendo "El niño ha nacido en Belén". Zacarías e Isabel sin más tardar partieron rumbo a Belén con el pequeño Juan, animados y llenos de alegría.

Conforme a la costumbre judía el niño fue circuncidado. Y cuando los miembros del consejo del templo preguntaron "¿Qué nombre llevará el niño? María respondió "Su nombre es Jesús, tal y como dijo el hombre de Dios."

Más allá del río Éufrates vivían los Magos. Eran sabios y sabían interpretar el lenguaje de las estrellas. Adivinaron que un alma maestra había nacido. Podían ver como brillaba su estrella sobre Belén.

Entre los sacerdotes Magos había tres que anhelaban ver al Maestro de la era venidera. Llevaron ofrendas costosas y fueron en dirección oeste en búsqueda del niño, el rey recién nacido, para que pudieran adorarle. Uno de ellos le trajo oro, símbolo de nobleza, otro mirra, símbolo de dominio y de poder, y el tercero le trajo incienso, símbolo del conocimiento del sabio.

Cuando los Magos llegaron a Jerusalén, se sorprendieron la gente, preguntándose quiénes eran y por qué habían venido. Y cuando los Magos les preguntaron "¿Dónde podemos encontrar al niño nacido rey? la pregunta parecía hacer temblar al mismísimo trono de Herodes. El Rey Herodes mandó a un cortesano para que le trajera a su palacio los tres magos itinerantes y fue ahí donde les interrogó, diciendo ¿Dónde está el rey recién nacido?". Y ellos le contestaron "Más allá del Éufrates vimos como subía su estrella y hemos venido a adorarle."

Oyendo esto el rey Herodes palideció y se turbó, pensando " Tal vez los sacerdotes hayan estado conspirando para reinstaurar el reino de los judíos!" Quiso saber más acerca de ese niño nacido "Rey". De forma que hizo venir de nuevo a los sacerdotes Magos y les dijo "Ir allá y averiguad con diligencia acerca del niño; y cuando le halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore."

Los Magos cogieron camino y encontraron al niño y a María en la casa de la pastora. Le adoraron, ofreciéndole sus obsequios preciosos de oro, mirra e incienso. Como estos sacerdotes sabían leer el corazón del hombre, vieron la maldad en el corazón de Herodes y supieron que había jurado Herodes matarle al rey recién nacido. De forma que les contaron el secreto a José y a María, aconsejándoles huir lejos del alcance de la maldad.

A continuación los sacerdotes regresaron a su tierra por otro camino. Haber sido advertido del peligro, José a altas horas de la noche salió con Jesús y con María huyendo hacia Egipto, donde vivían durante varios años con Eliu y Salome en el antiguo Zoan.

Cuando Herodes se enteró de que los Magos le habían esquivado en Jerusalén, ordenó que se matara a todos los bebés nacido niño. Isabel y Juan se refugiaron en las montañas de Judea pero a Zacarías le mataron los hombres de Herodes.

Fue durante estos tiempos de exilio en Zoan con Eliu y Salome que el niño Jesús se crió aprendiendo los secretos y los misterios de la Sabiduría Milenaria. Eliu y Salome le enseñaron acerca del zoroastrismo, las escuelas de misterio de Egipto, y acerca del budismo de la India. Fueron estas enseñanzas que más adelante le darían el impulso a Jesús de andar hacia Persia, la India, y el Tíbet para estudiar con los Maestros de la Sabiduría. Regresaría a Palestina imbuido de estas enseñanzas y preparado para que el Tutor del Mundo, el Señor Maitreya, moraba en Él durante los últimos tres años de Su vida sobre la tierra.

Cuando ya no había moros en la costa, José a escondidas llevo a su familia de vuelta a Nazaret. Con diez años Jesús ya acompañaba a los hermanos mayores del templo y les enseñaba. Cuando tenía doce años, José entendió que había llegado el momento de entregarle a Jesús a los sabios de la religión judía para que recibiera más formación.

También se encargó de Juan, hijo de Isabel, después de que Zacarías fue asesinado por los hombres de Herodes. Se aseguró de que Juan se iniciara en la secta de los Esenos. Juan, en quien moraba el espíritu de Elia, se convirtió en el precursor, el presagio de la misión de Cristo en la tierra, y con ello fue decapitado por Herodes.

Y así fue que la encarnación de Sanctus Germanus como José aseguró que el niño Jesús estuviera protegido de los peligros y amenazas procedentes de los líderes políticos de aquellos días y que recibiera la instrucción adecuada en cuanto a las pautas y prácticas de la Sabiduría Milenaria.

Regreso al Tope

Sanctus Germanus: Fundador de la orden Rosacruz,
la orden masónica y la Asociación de Hidalgos de Colón.

Se dice que el Maestro reencarnó por lo menos una vez cada siglo desde su encarnación "favorita" como José. Al mezclarse los intereses de la Iglesia Cristiana con los del Emperador Romano en el tercer siglo, se distorsionaron y se separaron de su origen las autenticas enseñanzas místicas como la reencarnación, que hasta entonces había formado parte del cristianismo, así como el vínculo entre las enseñanzas de Jesús y las de los Bramanes de la India, etc. Es durante esta fase que vemos como toma cartas en el asunto el Maestro Sanctus Germanus intentando conservar mediante las asociaciones secretas las enseñanzas originales de Jesús.

Según el Maestro Morya, Sanctus Germanus es el verdadero Gran Maestro Soberano tanto de la orden Masónica como la Asociación de Hidalgos de Colón. Durante una de sus encarnaciones perdió la vida intentando defender las enseñanzas de la Sabiduría Milenaria. Como Albanus nació en el seno de una familia romana en la ciudad de Verulam, Inglaterra. Albanus regresó a Roma donde se convirtió en masónico, para luego volver de nuevo a Verulam donde tuvo un cargo público. Sin embargo, en el año 303 dC. Albanus, junto con otros masónicos y herejes, fue decapitado por orden del Emperador.

Hoy en día los rosacruces, los masónicos y los Hidalgos de Colón, envueltos en un velo de misterio voluntario, todos reafirman el papel clave desempeñado por Sanctus Germanus en sus ritos y ceremonias.

Regreso al Tope

Sanctus Germanus como Merlín, Consejero Espiritual del Rey Arturo,
acerca del año 600 d. de C.

En la encarnación de Sanctus Germanus como Merlín, consejero espiritual del Rey Arturo, vemos como se siembran las primeras semillas para un gobierno humano y justo, un paso hacia la Liberación del Alma de la humanidad, un tema que caracterizaría sus encarnaciones subsiguientes durante los siglos y hasta el día de hoy.

Dentro de lo que es la leyenda Artúrica entre cuento y cuento hay gran variedad de información acerca de la vida de Merlín. En una versión, Merlín es concebido cuando su padre, siendo íncubo (demonio masculino), yace con la madre, una monja de Carmathren en el suroeste de Gales, mientras ella duerme. Algunos de los cuentos tempranos le pintan a Merlín como guerrero que se enloquece después de una batalla, recibe el don de la profecía, y huye para pasar la vida en los bosques de Caledonia en Escocia. Versiones posteriores de leyenda artúrica pintan a Merlín como un mago anciano con una vida caracterizada por actos y experiencias maravillosas.

Según la tradición, fue Merlín quien hizo posible la concepción de Arturo cuando el Rey Uther Pendragon de Bretaña se enamoró de Ygraine, mujer casada. Merlín le cambió el aspecto al Rey Uther para que se pareciera al marido de Ygraine y para que ella yaciera con él, pidiéndoles su niño a cambio. Cuando Ygraine dio a luz a Arturo, niño de sangre real, el Maestro Morya asumió la encarnación de Arturo.

Merlín llevó al niño Arturo a un hombre llamado Héctor para que fuera criado como plebeyo. Después de la muerte del Rey Uther, Merlín notificó a los barones de Bretaña que Dios había convocado una prueba para determinar el sucesor al trono de Uther. Frente a una catedral apareció una gran piedra con un yunque encima, e incrustado en él una espada. Solamente el legítimo rey sería capaz de sacar la espada del yunque. Y sobra decir que fue Arturo quien supo sacar la espada, para luego convertirse en rey.

Como consejero espiritual del Rey Arturo, Sanctus Germanus como Merlín le animó al rey para que instituyera las primeras modificaciones en el sistema feudal de gobierno. Estamos hablando de los famosos Hidalgos de la Mesa Redonda, que eran príncipes feudales ocupando asiento en una mesa redonda y considerados iguales en cuestiones de poder. Fue a través de este sistema radical de gobierno que el reino de Arturo, siendo Bretaña, gozó de un breve periodo de paz y prosperidad sin precedentes, "ese singular momento breve conocido como Camelot ".

Como consecuencia de los consejos de Merlín, empezaron a aparecer los primeros principios del imperio de la ley en vez del imperio de la espada, y gracias a la insistencia del rey Arturo, se estableció un sistema judicial en el cual la ley y no el decreto de arriba llegó a ser la base de la sentencia, exigiendo que se aportara pruebas comprobables para poder condenar a un hombre por un crimen cometido.

Regreso al Tope

Sanctus Germanus como Roger Bacon (1211 - 1294),
Las Semilla del Libre Pensamiento.

La apariencia de Sanctus Germanus como el filósofo escolástico británico, científico y uno de los académicos más influyentes del siglo trece, añadiría un tema más a su trabajo en pos de la liberación del alma : el tema del pensamiento lógico y objetivo.

Nacido en Ilchester, en el condado de Somerset, Bacon fue educado en las universidades de Oxford y Paris. Después de terminar sus estudios en Paris se quedó en aquella ciudad para enseñar en la universidad. Cuando regresó a Inglaterra alrededor del año 1251, entró en la orden religiosa de los Franciscanos y se afincó en Oxford. Seguía de forma muy activa con los estudios y la investigación a base de experimentos, principalmente en el campo de la alquimia, la óptica y la astronomía.

Bacon criticaba los métodos de enseñanza de aquel entonces, y hacia finales de los años 1260 escribió su Opus Majus (Obra Principal ) a petición del Papa Clement IV. En esta obra defiende la necesidad de una reforma de las ciencias mediante nuevos métodos de estudiar idiomas y la naturaleza. La Opus Majus fue una enciclopedia de toda la ciencia, abarcando la gramática y la lógica, las matemáticas, la física, la investigación experimental, y la ética como rama de la filosofía. No se sabe cuál fue la respuesta del Papa a esta obra maestra de Bacon, pero mucho impacto no habrá tenido la misma durante la vida de Bacon, ya que le llegó al Papa tarde cuando ya sufría de la enfermedad que acabaría con su vida.

Los Franciscanos rechazaban las ideas revolucionarias de Bacon acerca del estudio de la ciencia, declarándolas hereje. En 1278 Girolamo Masci, quien más tarde llegaría a ser el Papa Nicolás IV y ocupando en aquellos días el cargo más alto en la orden de los Franciscanos, prohibió la lectura de las obras de Bacon y dio ordenes para que éste fuera arrestado. Después de diez años en prisión, Bacon regresó a Oxford. Escribió Compendium Studii Theologiae (Compendio del Estudio de la Teología, 1292 ), pocos años antes de morirse.

A pesar de su conocimiento avanzado, Bacon aceptó algunas de las ideas populares de su tiempo, las cuales más adelante serían rebatidas, como por ejemplo la existencia de una piedra filosófica y la eficacia de la astrología. Aunque se le atribuye muchas invenciones, algunas de ellas sin duda fueron derivadas del estudio de científicos árabes.

Sus obras aportaron nuevas e ingeniosas ideas al campo de la óptica, sobre todo en cuanto a la refracción, a la aparente magnitud de los objetos, y al aparente incremento en tamaño del sol y de la luna en el horizonte. Descubrió que con el azufre, el salitre y el carbón, se podía preparar una sustancia (que ahora se conoce como pólvora ) capaz de imitar al relámpago y de causar explosiones. Sin embargo, ahora sabemos que fueron los árabes quienes utilizaron la pólvora con anterioridad.

Bacon consideraba a la matemática, junto a la experimentación, como el único método para llegar al conocimiento de la naturaleza. Estudiaba varios idiomas y escribió en latín con gran claridad y elegancia. Por su conocimiento tan extenso se le conocía como el Doctor Admirabilis . Seis de sus obras fueron impresos entre 1485 y 1614, y en el año 1733 fue editado y publicado su Opus Majus .

Regreso al Tope

Sanctus Germanus como Cristian Rosenkrantz,
siglo catorce, manteniendo viva la Sabiduría Milenaria.

Dice Charles W. Leadbeater, el teósofo de renombre, que Sanctus Germanus encarnó como Cristian Rosacruz, un monje interesado en estudios ocultos y de quien se dice que fue el fundador de la Orden Invisible de Rosacruz en Alemania. De su trabajo sabemos poco pero lo que sí sabemos es que en su encarnación posterior como el misterioso Conde San Germán, Sanctus Germanus tiene en su posesión un manuscrito en clave de dicha orden, el cual guarda los códigos secretos del simbolismo usado en el movimiento Rosacruz. Fuera o no fuera Cristian Rosacruz, lo que observamos es la constante a través de las encarnaciones del Maestro: conservar y proteger los misterios de la Sabiduría Milenaria.

Sanctus Germanus como Cristóbal Colón (1451 - 1506)

Sanctus Germanus como el navegante italiano - español Cristóbal Colón fue un hombre muy versado tanto en la teología como en temas marítimos. Su objetivo personal era la ruta occidental hacia Asia. En un principio intentó convencer a la corona de Portugal para que los monarcas le apoyaran en un viaje en dirección oeste por el Atlántico, pero no logro el apoyo de ellos. A continuación se fue a España donde, después de muchas contrariedades, supo convencer a los monarcas Católicas Isabel y Fernando para que le dieran el apoyo necesario para realizar su proyecto.

La travesía del 1492 no terminó en Asia como se esperaba. En cambio, Colón había descubierto el Nuevo Mundo, trayéndole fama por toda Europa. Supo reservar para él mismo el título de Almirante, lo cuál le aseguró más patrocinio real aún. Emprendió dos travesías más por el Atlántico después de haber sido nombrado virrey de la tierra descubierta por él y después de haberles sacado un acuerdo al Rey y a la Reina que estipulaba que el diez por ciento de todas las ganancias obtenidas de la nueva tierra le correspondían a él. Sin embargo, en cuestión de una década, acusaciones de corrupción en la administración del nuevo territorio oscurecieron su buen nombre. Como consecuencia de ellas, le prohibieron cualquier gestión y murió después de haber caído en el olvido político.

Sanctus Germanus mismo ha confesado que durante esta encarnación él era propenso a sucumbir a la codicia y la avaricia., Esto, sin embargo no quita importancia al hecho de que gracias al gran esfuerzo suyo se abrió el Nuevo Mundo al resto de la humanidad.

Sanctus Germanus como Francis Bacon de Inglaterra
(1561 - 1626) : Sembrando Ideas Nuevas.

Como el primer Barón de Verulam y Vizconde de San Albano, el filósofo y estadista británico Francis Bacon llegó a ser uno de los pioneros del pensamiento moderno científico. En concordancia con el carácter de su encarnación anterior como Roger Bacon, Sanctus Germanus una vez más revolucionó el pensamiento humano aplicando el razonamiento inductivo y ampliativo en la formación de la hipótesis científica, aportando de esta manera al fomento básico del método científico. Su trabajo en la "limpieza" de los hechos, quitando a los mismos los prejuicios y las ideas preconcebidas, fue el gran aporte de Bacon al pensamiento lógico y empírico.

El ocupar altos cargos durante la mayor parte de su vida, a Bacon le facilitó ocultar su participación activa en las asociaciones secretas de la Sabiduría Milenaria. Tales actividades indudablemente aportaron mucho al pensamiento incisivo suyo que tanto hizo progresar al pensamiento científico.

Sanctus Germanus como Francis Bacon nació el día 22 de enero del año 1561, en York House, the Strand, Londres. Cursó estudios en Trinity College, Universidad de Cambridge. Fue elegido para la Cámara de los Comunes en 1584, ocupando el puesto hasta 1614. En sus cartas a Isabel I, Reina de Inglaterra, le daba consejo sano pero sus sugerencias nunca fueron implementadas y cayó en desgracia total de la reina en 1593 al oponerse a un proyecto de ley para una subvención real. Sin embargo, recuperó el respeto de la corte cuando ascendió al trono británico Jacobo I Estuardo en el año 1603.

Bacon propuso planes para la unión de Inglaterra y Escocia y recomendaba ciertas medidas a tomar respeto a los católicos romanos. En agradecimiento a sus esfuerzos le concedieron el título de sir el 23 de julio, 1603, le nombraron comisario para la unión de Escocia e Inglaterra, y le dieron una pensión de jubilación en el 1604. Fue publicado su De la Proficiencia y Progreso del Conocimiento , obra que entregó al rey en el año 1605. Dos años después fue nombrado Procurador General.

Durante la última sesión del primer Parlamento celebrado (en febrero 1611) bajo el reino de Jacobo I Estuardo, las diferencias entre la Corona y la Cámara de los Comunes llegaron a un punto crítico de enfrentamiento, asumiendo Bacon el papel de mediador, a pesar de su falta de confianza en el primer ministro de Jacobo, Robert Cecil, primer conde de Salisbury. Cuando murió Salisbury en 1612, Bacon escribió varios artículos sobre el arte de gobernar, en especial sobre la relación entre la Corona y la Cámara, con el fin de atraer la atención del rey. En 1613 fue nombrado Fiscal General del Estado por él.

El rey le designó sucesivamente Lord del Sello Privado ( 1616 ) y Gran Canciller (1618 - presidente de la cámara de los lords y máxima autoridad judicial), Recibió, asimismo, el título de Barón de Verulam. En 1620 fue publicado su Novum Organum sive iudicia vera de interpretatione naturae , mientras el 26 de enero del 1621 fue nombrado Vizconde de San Albano.

En el mismo año el Parlamento le acusó de venalidad en el ejercicio de sus cargos. Bacon se reconoció culpable pero dijo que estaba "verdaderamente y profundamente arrepentido". Se sometió a la voluntad de sus pares para ser juzgado por ellos, y los mismos ordenaron que le pusieran multa, que quedara detenido indefinidamente a discreción del rey, y que fuera desterrado del parlamento y de la corte.

Después de su puesta en libertad, Bacon se retiró a la posesión familiar en Gorhambury. En septiembre del año 1621 el rey le perdonó pero a la vez prohibió que volviera al parlamento y a la corte. Cuando pasó esto, Bacon reanudó sus escritos, terminando su Historia de Enrique VII y la traducción al latín de su obra llamada De la Proficiencia y Progreso del Conocimiento . En marzo del año 1622 ofreció escribir un libro de jurisprudencia sin que se llevara a cabo el proyecto, a pesar de varias peticiones al rey Jacobo I y a su sucesor, Carlos I. Bacon falleció en Londres el día 9 de abril del año 1626.

Se distingue tres ramas en la obra de Bacon : la filosófica, la puramente literaria, y la profesional. Las mejores obras filosóficas son De la Proficiencia y Progreso del Conocimiento ( 1605 ), un resumen histórico del estado de conocimiento de su tiempo, y Novum Organum , o Indicaciones respeto a la Interpretación de la Naturaleza ( 1620 ).

La filosofía de Bacon gira en torno a la noción que las personas son servidores e intérpretes de la naturaleza, que la verdad no es derivada de ninguna autoridad, y que el conocimiento es fruto de la experiencia. Esta filosofía en parte sembraría las semillas para la revolución del siglo siguiente.

A Bacon normalmente se le atribuye haber contribuido al pensamiento lógico por el método conocido como inferencia ampliativa, una técnica de razonamiento inductivo. Los lógicos antes de Bacon habían aplicado la inducción por mero enumeración, es decir, sacando conclusiones de índole general a base de datos específicos. El método de Bacon sin embargo llegaba a la inferencia a base de analogía, coligiendo de las características o propiedades del grupo mayor al que pertenecía el dato, dejando para más tarde la corrección de errores evidentes. Aportando en gran medida a la mejora de la hipótesis científica, este método fue un paso adelante importante en el desarrollo del método científico.

Su Novum Organum hizo mucho para que se aceptara la observación exacta y la experimentación en la ciencia. En dicha obra Bacon sostiene que todo prejuicio y postura preconcebida, llamados por él ídolos , han de ser abandonados, vengan de donde vengan, del dominio intelectual público de la raza debido a formas comunes de pensamiento, ( " ídolos de la tribu " ),de la subjetividad particular del individuo ( ídolos del la caverna " ), de una dependencia desmesurada del lenguaje ( " ídolos de la plaza del mercado " ), o de teorías falsas aceptadas por tradición ( ídolos del teatro " ). Los principios establecidos en el Novum Organum tuvieron gran influjo sobre el desarrollo subsiguiente del pensamiento empírico.

Los ensayos de Bacon, sus mayores aportes a la literatura, se publicaron en distintas ocasiones entre los años 1597 y 1625. En su Historia de Enrique VII demuestra sus habilidades en el campo de la investigación académica. Su imaginativa obra La Nueva Atlántida ( publicada en 1627 ) narra la vida en una ciudad de sabios. Entre las obras científicas de Bacon merecen destacarse Máximas de La Ley ( 1630), Lectura sobre el Estatuto de Uses ( 1642 ), sus alegatos de defensa y acusación, y sus discursos en el Parlamento.

Bacon pertenecía al periodo de la Ilustración, al Siglo de las Luces, un movimiento filosófico basado en la noción que la ciencia y la razón humana tienen la potencia de triunfar sobre la tiranía religiosa. Fue un espíritu intelectual sin fronteras nacionales, teniendo sus representantes en las Americas, en Inglaterra, en Francia, en Alemania, en Italia, en Escocia, en España, y en Rusia.

Bacon, junto a John Locke y sir Isaac Newton, es considerado como uno de los tres profetas británicos de la Ilustración. El estadista americano Thomas Jefferson subscribió esta clasificación y en 1789 encargó un retrato conjunto de los tres hombres para su biblioteca privada. Escribió a un amigo que fueron estos tres quienes habían echado los cimientos para las ciencias físicas y morales de la modernidad y que eran "los tres hombres más grandes que jamás habían vivido, sin excepción alguna. "

Se dice que había un lado oculto en la vida de Sir Francis y que era Imperator de la Orden Rosacruz, una organización altamente secreta en aquel entonces. Es posible que fuera líder de los masónicos también. Sanctus Germanus estaría íntimamente vinculado con ambas revoluciones que sacudieron los cimientos de la sociedad, como veremos en sus encarnaciones siguientes.

Regreso al Tope

Sanctus Germanus como el Conde San Germán :
de las Palabras a la Acción.

Uno de los personajes más misteriosos de la historia contemporánea es el famoso Conde San Germán, a quien describe su amigo el Príncipe Karl von Hesse como " uno de los filósofos más grandes que jamás ha vivido, amigo de la humanidad, cuyo corazón tenía como única meta la felicidad de los demás. " Amigo íntimo y consejero de Reyes y Príncipes, Némesis de ministros engañosos, Rosacruz, Masónico, acreditado mensajero de los Maestros de Sabiduría - el conde San Germán trabajó en Europa durante más de un siglo, fielmente cumpliendo con la tarea que le había sido confiado.

La personalidad sorprendente e inescrutable con la que se vestía el Adepto conocido como San Germán, fue tema de conversación en los círculos de la nobleza durante el siglo dieciocho. Durante los 112 años que supuestamente vivió en Europa siempre aparentaba un hombre de unos cuarenta y cinco años. Era de estatura mediana, con un tipo delgado y elegante, una sonrisa encantadora, y con los ojos de singular belleza.

¡"Madre mía, que par de ojos!" dijo la condesa d'Adhémar, acompañando su exclamación con un largo suspiro. "¡En mi vida he visto unos ojos iguales!"

Era lingüista extraordinario y dominaba el francés, el alemán, el inglés, el italiano, el español, el portugués, el ruso y el sueco sin el más mínimo acento, cuando sus conocimientos del sánscrito, el chino y el árabe dejaban ver que era muy ducho en temas del Oriente. Su competencia musical era igual de notable. Como violinista se dice que no le tenía nada que envidiar a Paganini, mientras sus actuaciones en el clavicémbalo provocaban el aplauso entusiasmado a Federico el Grande. Rameau se quedó muy impresionado por sus habilidades de improvisación cuando los dos se conocieron en Venecia en el 1710. San Germán también era compositor. Una de sus composiciones fue entregado a Tchaikowsky, otra por herencia pasó a manos del príncipe Ferdinand von Lobkowitz, mientras dos más, con fechas 1745 y 1760, son propiedad del Museo Británico.

El conde San Germán además era pintor de gran talento, famoso por su habilidad para representar el brillo original de las piedras preciosas sobre el lienzo. Aunque se negó a revelar su secreto, la opinión extendida era que lograba el efecto mezclando madreperla polvorizada con los pigmentos. Como crítico de arte le tenían en gran estima y se le consultaba a menudo en temas de autenticidad de cuadros.

Sus amigos no dejaban de asombrarse por la memoria prodigiosa del Conde San Germán. Nada más echarle una ojeada a un documento, era capaz de reproducir su contenido días después sin que le escapara ni una sola palabra. Era ambidiestro y sabía escribir un poema con una mano mientras con la otra formulaba un texto diplomático. A menudo leía cartas lacradas sin tocarlas siquiera y tenía fama de responder a preguntas todavía no hechas.

Más de un amigo de San Germán podía aportar pruebas físicas de su conocimiento alquimista. Casanova cuenta como un día, visitando a San Germán en su laboratorio, éste le dijo que le diera una moneda de plata. En cuestión de nada se lo devolvió convertida en oro. También guardaba San Germán el secreto de fundir varios diamantes pequeños, uniéndolos en una sola piedra grande, artesanía que aprendió en la India, según él. Durante su visita al embajador de Francia en la Haya, partió un diamante espléndido hecho por él, cuyo duplicado no mucho antes había vendido por 5500 louis d'or. En otra ocasión, a un diamante que pertenecía a Louis XV le quitó una pequeña imperfección, incrementando su valor con 4000 livres. En noches de gala aparecía con diamantes en cada dedo de la mano y con hebillas en los zapatos con un valor aproximado de por lo menos 2200,000 francos.

La personalidad encantadora del Conde San Germán hizo que fuera muy bien recibido en los hogares de la nobleza de todos los países. Pero aunque se sentaba en la mesa con sus amigos, su plato se le preparaba en su propia casa. No comía carne ni tomaba vino, siendo su bebida favorita un té que preparaba a base de ciertas hierbas y que a menudo se les ofrecía a sus comensales para que lo probaran. Su extraordinaria popularidad se debía a su gran habilidad como anecdotista, al hecho que todo mundo sabía que era confidente de los grandes hombres y mujeres de su día, al hecho que era muy entendido en temas de índole oculto, y sobre todo al misterio en el que estaba envuelto tanto su nacimiento como su nacionalidad, negándose siempre a revelar ninguno de los dos. Hablaba de forma apasionada sobre cosas que habían ocurrido cientos de años atrás, dando la impresión que él mismo había estado presente cuando ocurrieron. Una noche, cuando estaba contando algo que había sucedido siglos antes, se dirigió a su mayordomo y le preguntó si se había saltado algún dato importante. "Es que quizás no se dé cuenta el señor Conde," le respondió el mayordomo, "que sólo llevo con él quinientos años. Por lo cual es imposible que yo estuviera presente en el acontecimiento al que se refiere. Habrá sido mi predecesor." Si es verdad, como muchos han afirmado, que San Germán aseveró que había vivido en Chaldea y guardaba los secretos de los sabios egipcios, es posible que estuviera diciendo la verdad sin reivindicar nada especial. Hay Iniciados, y no necesariamente de los más avanzados, que son capaces de recordar muchas de sus vidas anteriores. Es posible que esto para San Germán fuera su forma de informar a sus amigos de la doctrina de la reencarnación. O quizás conocía el secreto del "Elixir de la Vida".

Aunque nadie sabía cuándo había nacido el Conde San Germán, su vida desde el año 1710 hasta el 1822 está bien documentada. Tanto Rameau como la Condesa de Georgy se juntaron con él en el año 1710. Cincuenta años después la Condesa, ya muy mayor, se encontró con él en la casa de Madame Pompadour y le preguntó si su padre había estado en Venecia aquel año. "No, señora," le respondió el Conde, "pero yo mismo viví en Venecia finales del siglo pasado y a principios de éste. Tuve el honor de rendirle homenaje a Usted y tuvo Usted la amabilidad de escuchar y apreciar una pequeña Barcarola de mi mano." La Condesa no daba crédito a sus oídos. "Pero si es verdad lo que dice el señor Conde, "dijo jadeando, " Usted ha de tener por lo menos cien años!"

Sonrió el Conde, diciendo" Pues, no lo descarto, señora!"

En 1723 el Conde le enseño a la madre de la futura Condesa de Genlis el retrato de su madre, retrato que siempre llevaba sobre el brazo. Era un retrato en miniatura de una mujer de extraordinaria belleza, vestida en un traje de chaqueta que a la Condesa le resultó desconocido. "¿A qué periodo pertenece este traje de sastre?" quiso saber la Condesa. El Conde simplemente sonreía y cambió de tema.

Desde el 1737 hasta el 1742 el Conde San Germán estaba viviendo en la corte del Shah de Persia, ocupado con la investigación alquímica. Al volver de Persia se afincó en Versalles y se hizo íntimo amigo de Louis XV y Madame Pompadour. En el año siguiente le pilló la Revolución Jacobina en Inglaterra. De allí se fue a Viena, y después le visitó a Federico el Grande en su castillo de Sans-Souci en Potsdam, lugar que a menudo abría sus puertas a Voltaire como invitado de honor. Aunque Voltaire se oponía a Saint-Martin, compañero de San Germán y teósofo como él, su admiración para San Germán no tenía límite. En una carta dirigida a Federico, Voltaire expresó la opinión que "el Conde San Germán es un hombre que nunca nació, nunca morirá, y que sabe todo."

En 1755 el Conde San Germán acompañó al General Clive en un viaje a la India. Cuando regresó a Francia, Louis XV le brindó una suite en el Royal Chateau de Chambord, en Touraine. Allí San Germán con frecuencia entretenía al Rey y a los miembros de la Corte en el laboratorio alquímico que el Rey le había proporcionado.

En 1760 Louis le encargó al Conde San Germán una misión delicada de carácter diplomático en la Haya y en Londres. Sobre esas fechas, el conde descubrió que el Duque de Choiseul, quien siempre había gozado de la confianza incondicional del Rey, estaba haciendo un doble juego. Aunque le confió este hecho al Rey, San Germán estaba decidido a que se firmara el tratado de paz entre Inglaterra y Francia. De forma que una noche de mayo en el año 1761, San Germán le visitó al Duque de Choiseul y se encerró con él durante toda la noche. Dicha conferencia resultó en la alianza célebre conocida como el Pacto de las Familias . Este pacto a su vez era el precursor del Tratado de París , que puso fin a la guerra colonial entre Inglaterra y Francia.

En el año siguiente pidieron su ayuda desde San Petersburgo donde desempeñó un papel importante en la revolución que llevaría a Catarina la Grande al trono de Rusia. San Germán salió del país vestido de general ruso con excelentes credencias y con el sello imperial puesto. No mucho después apareció en Túnez y en Leghorn cuando estaba estacionada allí la flota rusa, una vez más vestido en uniforme ruso, y conocido bajo el nombre de Graf Saltikoff.

Después de la muerte de Louis XV en 1774, San Germán pasó varios años viajando por Alemania y Austria. Entre los reyes, príncipes, embajadores y escolásticos que le conocieron durante aquellos años, ¿cuántos de ellos sospechaban que era el alma de un gran Adepto que miraba a través de los ojos del Conde San Germán? ¿Cuántos de ellos se dieron cuenta que estaban hablando con un emisario de aquella Gran Hermandad de Hombres Perfeccionados quienes están entre bastidores cuando acaecen los dramáticos sucesos en el mundo? ¿Cuántos de ellos intuían que estaban conversando con uno que no solamente tenía las riendas de los movimientos menores en la historia Europea sino estaba detrás de los mayores también? ¿Cuántos de ellos se percataron de la misión verdadera de San Germán, parte de la cuál era la introducción de los principios teosóficos en las distintas hermandades ocultas de la época?

Se sabe con certeza que las asociaciones rosacruces recibieron ayuda suya. Mientras Cristian Rosacruz, fundador de la Orden, divulgaba sus enseñanzas de forma hablada, San Germán apuntaba las doctrinas en números, y uno de sus manuscritos cifrados se convirtió en propiedad de su acérrimo amigo, el Príncipe Karl von Hesse. H.P.B. hace mención de este manuscrito en La Doctrina Secreta (Tomo II, 202 ) y cita de otro extensamente. (Tomo II, 582 ) Cuando San Germán estaba viviendo en Viena, pasó gran parte de su tiempo en el laboratorio rosacruz en la calle Landstrasse, y en un tiempo vivió en la misma habitación que había ocupado Leibniz en 1713. También colaboraba San Germán con los Fratres Lucis, y con los "Hidalgos y Hermanos de Asia" quienes se dedicaban al estudio de la ciencia rosacruz y hermética y tenían a la "piedra filosófica" como uno de sus objetos de investigación.

Aunque se ha intentado borrar el nombre de San Germán de la literatura moderna masónica, la investigación detenida de los archivos masónicos demostrará que San Germán era figura destacada en el ambiente masónico del siglo dieciocho. Hizo de delegado para la Convención de Wilhelmsbad en 1782 y para la Gran Convención de París del 1785. El cadete de Gassicourt le describió a él como miembro itinerante de los Caballeros Templar, y Deschamps dice que Cagliostro fue iniciado en dicha Orden por San Germán.

Según dicen, el Conde San Germán murió el 27 de febrero del 1784, y el registro parroquial de Eckenförde en Holstein, Dinamarca tiene en sus archivos el documento de su fallecimiento y de su entierro. Pero da la casualidad que parte de su trabajo más importante se realizó después de su muerte. Este hecho sale a la luz en los Souvenirs de Marie-Antoinette , escrito por una de sus damas de honor, la Condesa d'Adhémar. El diario se empezó a escribir en 1760 y va hasta el año 1821, un año antes de la muerte de la Condesa, y gran parte de él trata sobre los esfuerzos por parte de San Germán de evitar los horrores de la Revolución Francesa.

Un domingo temprano en el año 1788, la Condesa recibió una visita sorpresa del Conde San Germán a quien no había visto durante varios años. Le avisó a la Condesa que se estaba tramando una gran conspiración en la cual los Enciclopedistas le utilizarían al Duque de Chartres con el fin de derrocar la monarquía, y le pidió a la Condesa que le concertara cita con la Reina. Cuando Madame d'Adhémar le informó a la Reina de la conversación mantenida con el Conde, la Reina confesó que ella también había recibido una comunicación de ese misterioso desconocido que desde el día de su llegada a Francia le había protegido con advertencias. Al día siguiente le permitieron entrar a San Germán en los aposentos de la Reina. "Señora", le dijo a ella, "fui amigo íntimo del difunto rey durante más de veinte años y se dignaba a escucharme con amabilidad. Hizo buen uso de mis modestas capacidades en varias ocasiones y no creo que se arrepintiera de haberme considerado digno de su confianza." Después de haberle avisado de la grave situación en la que se encontraba Francia, le pidió a la reina que le comunicara el mensaje al Rey y que le recalcara que no consultase con Maurepas. Pero el Rey hizo caso omiso del aviso y se fue directamente a Maurepas quién sin más tardar se fue directamente a Madame d'Adhemar. En medio de la conversación apareció San Germán. Se encaró con él y le planteó su traición, diciéndole - "Al enfrentarse Usted a mi encuentro con el monarca, está Usted poniendo en peligro a la monarquía ya que el tiempo que tengo para dedicarle a Francia es limitado. Esta vez, no me volverán a ver hasta que a tres generaciones sucesivas le hayan llevado a la tumba."

El segundo aviso por parte de San Germán llegó el 14 de julio del 1789, cuando la Reina se estaba despidiendo de la Duquesa de Polignac. Abrió ella la carta y leyó "Mis palabras han caído en oídos sordos y se encuentra Usted ahora en la situación de la que le avisé. Todas los Polignac y sus amigos están condenados a morir. El Conde d'Artois perecerá."

Su carta de despedida, dirigida a Madame d'Adhémar, llegó el 5 de octubre, 1789. " Se ha perdido todo, Condesa!" escribió. "La puesta de sol de hoy es la última que conocerá la monarquía. Después no habrá otra para ella. Mis advertencias han sido desdeñadas. Ahora sí que es demasiado tarde . ." En la carta le pidió a la Condesa que se vieran los dos la mañana siguiente temprano. Durante la conversación que mantuvieron, el Conde San Germán le informó a la Condesa que no podía hacer nada por Francia ya. "Está fuera de mis manos ahora. Los tengo atados por uno más fuerte que yo. La hora de reposo ha pasado y los decretos de la Providencia han de llevarse a cabo." Predijo la muerte de la reina, la total ruina de los Bourbon, y la ascensión al poder de Napoleón. " Y qué de Ud?" quiso saber la Condesa. "Yo tengo que ir a Suecia", le contestó. "Se está maquinando un gran crimen allí y voy a intentar frustrarlo. Me llama la atención Su Majestad Gustavo III. Merece que se le reconozca sus méritos mucho más de lo que se está haciendo." La Condesa le preguntó si volverían a verse alguna vez. "Cinco veces más", contestó él. "No busque Usted la sexta."

Fiel a su palabra, el Conde de San Germán apareció en la vida de la Condesa d'Adhémar en cinco ocasiones más : la primera cuando se decapitó a la Reina, la segunda el día 9 de noviembre de 1799, es decir el día que Napoleón Bonaparte se convirtió en dictador mediante un golpe de estado, la tercera el día después de la muerte del Duque d'Enghien en 1804, la cuarta en enero, 1813, y la quinta la noche del asesinato del Duque de Berri en 1820. Se supone que la sexta vez fue el día de su muerte, en 1822.

¿Qué pasó con el Conde San Germán después de aquella fecha? ¿Murió - como hace la pregunta Andrew Lang - "en el palacio del Príncipe Karl von Hesse entre 1780 - 1785? ¿O es que durante la Revolución Francesa escapó de la prisión francesa donde Grosley dice haberle visto? ¿Lo conoció Lord Lytton alrededor del 1860? Quien sabe. Nunca mejor dicho. Uno de los Maestros habló de "el Príncipe alemán benévolo en cuya presencia y desde cuya casa él (San Germán ) salió para retirarse a la suya y no volver más."

Durante la última década del siglo dieciocho San Germán le confió sus planes para el futuro a su amigo austriaco, Franz Graeffer, diciendo, " Mañana por la noche me marcho. Se precisa mi presencia en Constantinopla, luego en Inglaterra, para preparar dos inventos nuevos que tendréis en el siglo que viene - trenes y barcos de vapor. Hacia finales de este siglo desapareceré de Europa y me trasladaré a la región del Himalaya. Descansaré; he de descansar. En exactamente 85 años la gente volverá a verme. Adiós. " ( Pequeñas Memorias de Viena )

Estas palabras se dijeron en 1790. Ochenta y cinco años nos lleva al año 1875. ¿Cuál fue el papel desempeñado por San Germán en el Movimiento Teosófico del siglo pasado? ¿Y cuál es el papel que desempeñará en éste? H.P.B. dio una indicación críptica de la hora de su reaparición:

" El Conde San Germán sin duda alguna era uno de los Adeptos Orientales más grandes que Europa había visto durante los siglos pasados. Pero Europa no lo conoció de verdad. Tal vez algunos le reconocerán en el siguiente Alboroto, que cuando llegue afectará a toda Europa en vez de a un solo país solamente."

¿Se refirió ella a la Gran Guerra última cuando habló de Alboroto o está por venir todavía?

(extracto de " Conde San Germán " de la serie Gran Teósofos, Teosofía, Vol. 27, Nº 1, noviembre, 1938, número 28 de una serie de 29 fascículos )

El Conde San Germán entró en una Europa erizada de discordia y conflicto. Austria y Francia estaban enfrentadas a Inglaterra y Prusia. Rusia estaba provocando la lucha interna en Polonia, e Inglaterra, además de estar en guerra con Francia, estaba metida en guerra con sus colonias a la vez de intentar conquistar a la India. El estado continuo de guerra y conflicto entre las familias reinantes le privaba a la población de recursos y mantenía a las masas en la mayor miseria, mientras la realeza no paraba de agasajar y maquinar contra sus alianzas políticas.

La realeza europea se daba perfecta cuenta que el Conde San Germán era de noble linaje, ya que se movía con el savoir-faire y los gestos de la Corte y mostró una perspicacia intelectual extraordinaria en casi todos los campos del empeño humano. ¿Pero para qué tanta exuberancia y fenómeno? Esperaba tal vez La Gran Hermandad de la Luz que los grandes poderes que llevaban la voz en la Europa del siglo dieciocho dejarían de luchar el uno contra el otro y escucharían el consejo de uno tan dotado y tan extraordinario?

El Conde San Germán tomó la decisión de trabajar codo a codo con el Rey Louis XV, ya que el rey optó por la diplomacia secreta en los asuntos exteriores. El Conde de San Germán también tenía la esperanza de unir a las partes enfrentadas en guerra en una Europa confederada que podía vivir en paz. Pero como Maestro ascendido solo podía dar consejos, ya que bajo Ley Cósmica estaba obligado a respetar la libre voluntad de los involucrados. Solo podía tener la esperanza de que las hazañas extraordinarias demostradas ante sus mismísimos ojos darían más peso a sus palabras de consejo.

Como Maestro ascendido, el Conde San Germán veía con claridad el futuro de la realeza si seguía la misma por el camino de la arrogancia y la guerra. Les señalaba estos peligros a los poderes que fueran, entre ellos la famosa Marie-Antoinette, Reina de Francia. Pero sus visiones de futuro cayeron en oídos sordos. Los ministros del Rey, sintiéndose usurpados por el Conde, conspiraron para matarle en vez de hacer caso de sus consejos. Tramas intestinas en la corte tenían precedencia sobre los eventos que se estaban avecinando. Al final, su ceguera por arrogancia les llevó a la confrontación directa con las masas en la Revolución Francesa.

Diez años antes, el Conde San Germán se tomó tiempo libre en Europa para exteriorizarse como gentilhombre sentado en el fondo de una habitación en la Casa de la Legislatura Estatal de Filadelfia en la cual la Declaración de la Independencia estaba a punto de ser firmada por los lideres coloniales. Cuando los mismos hesitaron, pensando en la guerra y en la pérdida de vidas que ocasionaría una guerra con Inglaterra, el caballero sentado en el fondo se levantó y amonestó en voz alta "¡Firmad ese pergamino!". La Declaración de la Independencia crearía a América, un lugar físico y concreto en la tierra donde las ideas que promueven la liberación del hombre podrían ser implementadas. Sanctus Germanus fomentaría esta creación, igual que hizo como José, el padre del niño Jesús.

De vuelta en Europa, Sanctus Germanus no podía utilizar sus poderes para contraatacar a los que querían matarle. Y de hecho conspiraron para encarcelarle o matarle una y otra vez. Pero no, porque siendo Maestro ascendido, esa tarea les incumbiría a las Leyes del Karma. Así que simplemente desaparecía, muchas veces retirándose a los santuarios de la Hermandad en las montañas de Europa y de Asia, para meditar y renovarse y luego reaparecer en momentos claves y cuando la seguridad lo permitía.

Tanto la Revolución Americana como la Francesa llegaron a suceder en parte como fruto de las ideas liberales desarrolladas durante la Era de la Ilustración, movimiento del cual Sanctus Germanus formaba una parte integral en su encarnación como Sir Francis Bacon. Las ideas revolucionarias que se difundieron por el continente Europeo como un reguero de pólvora detrás de la caída de la monarquía francesa, arrasaron con la influencia de las cortes reales para siempre.

Sanctus Germanus desempañó un papel activo "entre bastidores" en crear la idea de América. Se dice que fue él quien inspiró a Abraham Lincoln cuando éste escribió la Alocución Gettysburg, dando todo su apoyo a la emancipación de los esclavos americanos. Esto es todo lo que se sabe acerca de su papel en el difícil proceso de dar origen a América.

Observamos que las distintas encarnaciones de Sanctus Germanus, desde Merlín al Conde San Germán, tenían como tema común la creación de un gobierno y un contexto social en el cual la humanidad se podía liberar de la tiranía de la autoridad y de la pobreza. Una vez más la Gran Hermandad de la Luz demostró que es el poder inevitable de la palabra, aquellos moldes de pensamiento diseñados a liberar al alma humano, el que triunfaría sobre los monarcas más poderosos.

Durante los siglos diecinueve y veinte, Sanctus Germanus pasaría a concentrar su atención en el aún más difícil y arduo proceso de la liberación del alma.

Regreso al Tope

Sanctus Germanus y el Proceso de la Liberación del Alma

Durante la segunda parte del siglo diecinueve y a través del siglo veinte entero, la Gran Hermandad de la Luz se exteriorizó con cada vez más vigor y más frecuencia, tomando la forma del movimiento Teosófico, el movimiento " YO SOY " ( " I AM " ) , la colaboración Djwal Khul - Alice A. Bailey, el movimiento Puente hacia la Libertad ( Bridge to Freedom ) , y el movimiento de El Faro en la Cumbre (The Summit Lighthouse). Lo que tendrían en común todos estos movimientos era el mensaje de la Liberación del Alma.

No fue casualidad que la primera personificación de la Sabiduría Milenaria en el mundo occidental empezara en América, donde Helena P. Blavatsky y el Coronel Henry Steele Olcott fundaron la Asociación Teosófica en la ciudad de Nueva York en el año 1875.

Madame Blavatsky se limite a dar una mínima insinuación del papel que desempeñó Sanctus Germanus en su formación y su enseñanza, aunque le vemos claramente en la foto precipitada en el apartado Acerca de Nosotros . Les correspondería a los Maestros Kuthumi y Morya hacerse cargo de la formidable tarea de formar el Movimiento Teosófico en América, Gran Bretaña y en la India. Las obras seminales de Blavatsky, Isis Revelada ( Isis Unveiled ) y La Doctrina Secreta ( The Secret Doctrine ) revolucionarían el pensamiento occidental, revelándole la existencia de la Gran Hermandad de la Luz y la parte que tenía en cambiar el curso de la historia a través de los tiempos.

Además, la Teosofía presentaría la idea de que la liberación verdadera venía de dentro, del alma, del YO superior del hombre, y que cada individuo en efecto era el hijo de Dios, e incluso parte de Dios Mismo. Reveló al mundo occidental que el Cristianismo tenía sus raíces en las Antiguas Escuelas de Misterio de Egipto y de la India y que Jesús en efecto había viajado hacia ahí para recibir las instrucciones de los Maestros de la Gran Hermandad de la Luz. Reveló también que los cimientos mismos del Cristianismo venían de la misma fuente que el Budismo y otras religiones, sembrando de esta forma las semillas para la venidera Religión Mundial.

La Teosofía le reveló al pensamiento occidental lo que en el mundo oriental se había sabido durante siglos: que Dios estaba dentro de cada uno. Había que volver la mirada hacia dentro, conectar de nuevo con el alma de uno y dejar que éste le infunda al cuerpo físico y se exprese. Era la liberación del alma y la salvación de la humanidad.

El movimiento teosófico se diseminaría por todo el mundo durante los primeros veinticinco años del siglo veinte, después menguaría, mantenido vivo por las extensas investigaciones y profundizaciones por parte de sus fundadores y luminarias realizadas durante las fases iniciales de su desarrollo. Hoy en día, sus publicaciones siguen fortaleciendo la Sabiduría Milenaria en el mundo occidental.

Cuando las luchas intestinas en el Movimiento Teosófico le hicieron perder impulso, tomó cartas en el asunto el Maestro Tibetano Djwal Khul, dictándole a Alice A. Bailey durante un periodo de cuarenta años unas enseñanzas de gran envergadura. Este cuerpo de enseñanzas iluminadas clarificó el contexto histórico - tanto pasado como futuro - de la exteriorización continua de la Gran Hermandad de la Luz y sus actividades, dejando ver el amplísimo cuerpo de Leyes Cósmicas que regulaban las mismas.

Tardaría hasta los años treinta del siglo veinte Sanctus Germanus en aparecer de nuevo, encargándose personalmente de establecer el movimiento "YO SOY". Igual que cuando apareció como el Conde San Germán en el siglo dieciocho en una Europa de gran malestar social, reapareció Sanctus Germanus en los años treinta en medio de la Gran Depresión y en un mundo envuelto en las guerras del periodo 1914 - 1945. Como Maestro ascendido Sanctus Germanus trabajó a través de su mensajero el señor Godfry Ballard, llevando el movimiento hasta el volumen de unos 700,000 seguidores.

El movimiento " YO SOY " continuaba con las enseñanzas para la liberación del alma, el Dios interior, el "YO SOY". Otro tema promovido por el movimiento" YO SOY" era invocar y preservar la idea de América como revolucionario experimento de libertad y de mantenerla fuera del alcance de las guerras y la agitación que tenían al mundo envuelto en locura. En 1941, el señor Ballard falleció y paulatinamente el movimiento perdió impulso e importancia. Posteriormente los Estados Unidos se unieron a los países enfrentados en la Segunda Guerra Mundial.

Durante los años cincuenta de la posguerra una vez más apareció Sanctus Germanus, esta vez a través de su mensajero, Geraldine Innocente, para formar el movimiento Puente Hacia la Libertad ( Bridge to Freedom ). Fue a través de este movimiento pasajero que Sanctus Germanus reveló más acerca de la estructura de la Gran Hermandad de la Luz, su continuo control e influencia sobre los acontecimientos en el mundo, exponiendo al mundo sus actuales y futuros planes para exteriorizarse y recibir la Nueva Era.

Apareció de nuevo Sanctus Germanus a través de su mensajero Marc Prophet, creando el movimiento de el Faro en la Cumbre ( The Summit Lighthouse ) durante los años setenta. Este movimiento pretendía convertir las enseñanzas de los Maestros ascendidos en un plan de estudios de carácter universitario para aquellos discípulos e iniciados que querían formar parte de la Gran Hermandad de la Luz. Pero como ocurre en tantos casos, el movimiento se convirtió en blanca para las fuerzas oscuras. Desde el plano astral empezaban a penetrar dobles imitando a los Maestros, distorsionando las enseñanzas del movimiento con sus tergiversaciones y dejando a su paso muchos seguidores decepcionados.

Regreso al Tope

Sanctus Germanus, Actual Patriarca de la Nueva Era

Hemos podido observar como constante a través de las distintas encarnaciones del Gran y Santo Maestro Sanctus Germanus el tema de liberar al hombre de las garras del pensamiento oscuro y la superstición. Desde los remotos tiempos de José cuando criaba al niño Jesús y procuró que recibiera las enseñanzas de la Sabiduría Milenaria. En sus encarnaciones subsiguientes siguió manteniendo vivos los antiguos misterios a través de las asociaciones secretas de los rosacruces y los masónicos que han perdurado hasta el día de hoy, junto a otros cuerpos de la Sabiduría Milenaria como la Teosofía. A la vez, de Merlín en adelante, buscaba liberar a la sociedad de la autoridad tiránica además de elevar el razonamiento lógico en el hombre con el fin de fomentar el pensamiento científico - todo esto para preparar el terreno para la liberación del alma humana que estamos viviendo actualmente y que estará en plena floración en la Nueva Era.

Con siglos de experiencia y encarnaciones humanas a sus espaldas, al Maestro ascendido Sanctus Germanus ahora le ha sido asignado el papel de Jerarca de la Nueva Era. A continuación Sir Arthur Conan Doyle nos habla del Maestro:

"Como bien se sabe, los Maestros de la Sabiduría no tienen favoritos ni preferencias. Si había que hablar de preferencia, pues la suya simplemente es que se haga la voluntad de Dios. Y está claro que el Maestro San Germán no es ninguna excepción. De forma que para él,. el planeta, . pues, sería casi como una esfera que sostiene en la palma de su mano. No es que solamente sea sensible a América o Europa o cualquier otro sitio rondado por él en el pasado. Que sí, por supuesto que solía andar por ahí mucho. De acuerdo. Pero literalmente todo el cuerpo planetario es sujeto a su voluntad. Es como si estuviese ocupando cada vez más el lugar que le corresponde como jerarca de la NUEVA ERA, Acuario. "

Hoy en día se siente su presencia por todo el mundo. Sin embargo, pocos saben que es Sanctus Germanus quien es la fuente de inspiración y el promotor de la auténtica ola de innovaciones en el campo del ordenador e Internet. Cada vez que te sientes a trabajar en tu ordenador y conectes a la red, piensa en el Gran y Santo Maestro Sanctus Germanus. Con el correo electrónico y el acceso casi instantáneo a información esparcida por todo el mundo, de alguna manera estás viviendo de forma simplificada un anticipo de la conciencia integral e integrada que podemos esperar en la Nueva Era. El correo electrónico de hoy es el precursor rudimentario de lo que será la telepatía mental como base de comunicación durante las etapas avanzadas de la Nueva Era. Sobra decir que era preciso purgar la avaricia que venía con el auge y la caída del dot.com, pero en principio la tecnología y el potencial de la banda ancha están ahí esperando nuevas aplicaciones. Solo es cuestión de tiempo para que aparezcan aplicaciones de Internet que ni siquiera nos hemos podido imaginar hasta ahora. Y Sanctus Germanus, cada vez con más frecuencia y con más vigor, recurre a esta innovación para transmitir a la humanidad su mensaje de la liberación del alma.

Pero antes de que se puedan cumplir estas grandes promesas de la liberación del alma, hemos de atravesar una vez más un periodo de gran agitación en la tierra. En el año 2000 los Grandes Seres Cósmicos encargados con los asuntos terrestres decidieron acelerar el paso de la evolución de la tierra para compensar los distintos contratiempos sufridos durante la dispensa pisciana. El tiempo volará, por así decirlo, y el efecto inmediato en nuestras vidas diarias será un mundo envuelto en locura.

Lo que se manifestará ante de nuestros ojos como desmoronamiento de las estructuras financieras, económicas y políticas en el mundo, junto al aumento del terrorismo, de las guerras y de un comportamiento totalmente desquiciado de la gente, ha de ser interpretado como proceso de clasificación, de arrancar las malas influencias de la tierra, de apartar el grano de la paja. El que lleva las riendas en esta trascendental purgación de las Fuerzas Oscuras de la tierra es el Gran y Santo Maestro Sanctus Germanus, apareciendo una vez más en un punto álgido, igual que hizo en tantos otros momentos críticos en el pasado, para guiar y protegernos en este el umbral de la Nueva Era.

Regreso al Tope

 


Sanctus Germanus Libros

Principal página

Comunícase con Nosotros

©2007 El sitio web entero es protegido bajo la Ley canadiense de Derecho de autor de 1985 y todas revisiones después
y la Convención de Berna. Bien en todo el mundo reservado por la Fundación Sanctus Germanus.